¿Cómo desarrollar la empatía?

¿Cómo desarrollar la empatía?

La empatía es una de las capacidades más importantes del ser humano. Es una habilidad que les permite a las personas ponerse en el lugar del otro. Comprender su postura y su visión de la realidad. Es ser capaz de entender a los demás, no desde la propia visión, sino desde la escala de valores de las otras personas.

Poner en práctica la empatía puede traer muchos aspectos positivos a tu vida. Esta habilidad facilita la comunicación, la resolución de problemas y permite que surjan sentimientos como el consuelo.

Hay personas que son empáticas por naturaleza y desarrollan esta habilidad de manera natural. A otras les cuesta un poco más ponerse en los zapatos del otro. Pero es una capacidad que puede desarrollarse. Esta tarea puede resultar de vital importancia para la vida de los personas, porque no solo logrará relacionarse mejor con el entorno sino que, quienes la practiquen, tendrán un equilibrio interior.

Ser empático es entender que existen muchas más visiones y cada quien observa el mundo desde su propia perspectiva y desde sus propias creencias. Desarrollar la empatía te permitirá estar en sintonía con los demás y fortalecer el vínculo con las personas que se encuentran a tu alrededor.

Una de las principales claves para desarrollar la empatía es escuchar atentamente. A veces las personas no saben atender a sus interlocutores. Trata de no interrumpir a la persona que te habla y haz un esfuerzo por no juzgar. No dar tu opinión si nadie te la pide. También presta especial atención a la comunicación no verbal.

Otra de las cosas que hay que observar atentamente son las emociones. A veces no son tan importantes los detalles de algo que ocurrió, sino cómo se siente la persona respecto a lo ocurrido. Es decir, trata de mostrar mayor preocupación por lo que la persona siente.

Cultivar la paciencia también es un proceso que te permitirá ser una persona más empática. ¿Por qué? Esta habilidad puede ayudarte a entender mejor los procesos cognitivos de las personas sin jugar y, a la vez, a emplear el tiempo necesario para escuchar y comprender a las personas. 

otras publicaciones

Coaching. Camino a la Maestría
Ver más
SOLTAR Y ABRAZAR
Ver más