¿Por qué salir de la zona de confort?

¿Por qué salir de la zona de confort?

La mayoría de las personas suelen pensar que la zona de confort es un espacio de comodidad. Pero no es así. La zona de confort no solo está compuesta por las situaciones agradables de tu vida. Se trata de escenarios buenos y malos a los que los seres humanos están acostumbrados y reflejan para ellos una aparente comodidad.

La zona de confort está constituida por espacios que diseñan una rutina. Y aunque no estés de acuerdo con diversas situaciones que se suscitan allí dentro, es muy difícil tomar decisiones fuera de ella. Es una especie de burbuja que sirve como un resguardo y te protege para que nada cambie.

Salir de los espacios que constituyen la zona de confort es una necesidad para todos los seres humanos. Es no permitirle al miedo que se instaure en tu vida y darle espacio a la evolución y al crecimiento. Pero no siempre resulta sencillo salir de allí, porque permanecer demasiado tiempo en estos lugares afecta la autoconfianza.

Sin embargo, hay muchas razones por las que salir de la zona de confort es beneficioso para tu vida. La primera de ella es que puedes descubrir potencialidades que no sabías que tenías. Cuando emprendes un camino que no es el habitual, en busca de metas que pensabas que eras incapaz de lograr, te das cuenta del arsenal de destrezas y habilidades que estaban ocultas.

Además, vas a reforzar tu autoconfianza. Descubrirás que eres capaz de hacer más cosas de las que creías posible y comprenderás que el miedo no te dejaba actuar. A medida de que avances en tus propósitos vas a poder vencer la desconfianza que tenías en ti mismo.

Las situaciones nuevas pueden traer cambios maravillosos a tu vida, que no experimentarás hasta que no te atrevas a intentarlo. Cuando transitas nuevos caminos y nuevos retos, también tienes que crear nuevas soluciones y respuestas. Esto resultará un gran abono para la inteligencia y la creatividad que se manifestarán ante los nuevos acontecimientos.

Todos estos cambios te harán fortalecer la relación que tienes consigo mismo y, por ende, con las personas que están en tu entorno. Cuando aprendes a observar lo bueno que hay dentro de ti, también verás el potencial del resto de las personas.

otras publicaciones

Coaching. Camino a la Maestría
Ver más
SOLTAR Y ABRAZAR
Ver más