Resiliencia: ¿qué es y cómo hacer para mejorarla?

Resiliencia: ¿qué es y cómo hacer para mejorarla?

La resiliencia es la capacidad que tienen los seres humanos de superar circunstancias adversas y poder salir fortalecidos de ellas. Es caer y volver a levantarse, pero esta vez con más fuerzas. Es decir, consiste en que las personas puedan afrontar la adversidad y logren la adaptación ante una circunstancia negativa, un trauma, una tragedia o una amenaza.

Las personas resilientes logran sobreponerse ante las adversidades y se adaptan de manera positiva a lo largo del tiempo. Esto no quiere decir que no sienten dolor cuando ocurre un acontecimiento fuerte o importante. Tal como recibir la noticia de un cáncer, la muerte de un ser querido, una estafa o perder una casa. Todos estos sucesos pueden causar impacto en la vida de cualquier individuo. Sin embargo, las personas resilientes son capaces de seguir con sus vidas a pesar de la adversidad.

La resiliencia es un concepto de la psicología positiva y hace que los seres humanos puedan adaptarse con flexibilidad y, a su vez, salgan fortalecidos de un suceso que pudiera ser traumático.

Ser resiliente puede beneficiarte en muchos aspectos de tu vida. Las personas con esta capacidad logran tener mayor equilibrio emocional cuando se enfrentan a situaciones de estrés. Son capaces de controlar con mejor actitud los acontecimientos y tienen más capacidad para superar las situaciones difíciles.

La resiliencia puede mejorarse. Para lograrlo es necesario que fortalezcas ciertas capacidades o cualidades que te permitan adaptarte  en forma positiva ante la adversidad. Lo más importante en este camino es que aprendas a conocerte y sepas cuál es tu actitud cuando enfrentas situaciones dolorosas.

En este proceso es muy importante que fortalezcas la autoestima y la autoconfianza. Es imprescindible que creas en tus competencias y en tus propias capacidades. Además, el apoyo emocional es uno de los pilares fundamentales de la resiliencia. Saber pedir ayuda cuando sea necesario. El hecho de expresar las emociones puede hacer más liviana tu carga cuando estás pasando por procesos dolorosos.

El optimismo es un factor clave para superar los obstáculos. Debes ser positivo, pero sin dejarte llevar por la fantasía.

Aprender a conectar con las emociones de los demás, es decir, ser empáticos y, por último, ser perseverantes en la consecución de tus metas. Debes estar en la búsqueda constante de nuevas oportunidades y retos para alcanzar la satisfacción personal.

otras publicaciones

Coaching. Camino a la Maestría
Ver más
SOLTAR Y ABRAZAR
Ver más